domingo, 2 de enero de 2011

Armas y Crimen

Siempre que los índices de criminalidad se disparan, las “autoridades” salen con el cuento de que hay que decretar un Desarme General, otros con que hay que revisar la ley de control de armas, y algunos mas que hay que cerrar La Armería. ¿Es alguna de estas propuestas una verdadera solución al problema?, o ¿Cuál es el verdadero problema y la realidad de la situación de las armas y la realidad de la violencia en nuestro país?.

Según datos publicados en medios locales, habrían unas 800,000 (ochocientos mil) armas en poder de los civiles en Honduras, de las cuales sólo unas sólo unas 151,000 estarían registradas legalmente. Si menos del 20% de las armas en el país son las armas legales, ¿Que impide a las “autoridades” decomisar el resto de armas ilegales?, ¿Se necesita recurrir a decretar un “Desarme General” para decomisar las armas ilegales?. ¿Quiénes son realmente se benefician o a quiénes quieren beneficiar las “autoridades” al decretar un Desarme General?.

Es evidente que los delincuentes no tiene registradas las armas con las que comenten los delitos, primero porque muchas son ilegales tanto en su procedencia, como en su tipo, y no pueden ser registradas porque la ley de control de armas no lo permite, evidentemente no se puede registrar una AK-47 o una M16 o una Mini-UZI, pero esas son las armas con las que mayormente se ocasionan los crímenes, entonces, de nuevo la pregunta, ¿Que impide a las “autoridades” decomisar esas armas?, ¿Que cambia en cuanto a leyes el hecho de decretar un Desarme General para actuar en contra de esa gran cantidad de armas ilegales?.

Los únicos que se benefician con un desarme general, son los mismos delincuentes, puesto que las personas que andan cargando una arma registrada, no pueden hacerlo porque el tal desarme general, y entonces los delincuentes a quienes no les interesa evidentemente andar legales o ilegales, no obtienen ninguna resistencia a sus fechorías. ¿A quiénes se beneficia entonces con los tales desarmes generales?.

video
Hace algunos días, un periódico local publicó un video donde se puede apreciar a un grupo de narcotraficantes en un entierro de un pariente (según el periódico). Es interesante notar que que en el video original se puede ver una patrulla de la “autoridad” policial en la escena, en el video que se muestra ahora en el periódico, “misteriosamente” -posiblemente por algún “error en su proceso”, ya no aparece la toma que muestra a la “autoridad” presente en la zona en ese momento-, pero como aquí no tenemos ningún motivo para esconder La Verdad, Aunque Duela, ya que nuestro objetivo es precisamente que le pueblo tenga la suficiente información sobre las ilegalidades cometidas por el mismo grupo de “compinches” que nos tienen sumidos en esta situación, aquí si mostramos el video original como fué publicado originalmente por el mismo periódico, donde si se puede ver al final del video a la patrulla y la “autoridad” presente en la zona al momento de la "celebración".

En el video se puede ver (y escuchar) claramente que muchas de las armas que se disparan son armas automáticas, lo que está prohibido para uso civil de acuerdo a la ley de control de armas actual, lo que claramente es una ilegalidad y delito tácito, ya que las únicas armas permitidas para uso civil son las armas semi-automáticas, entonces surge la pregunta, ¿Que impide a la “autoridad” allí presente, aplicar La Ley y decomisar esas armas ilegales?, ¿Acaso se requiere de un decreto de Desarme General para hacerlo, si esas armas son claramente ilegales en manos de civiles?. ¿A quiénes o que situación es la que se protege o beneficia realmente con los tales Desarmes Generales, impulsados por ministros, diputados y funcionarios si la misma cantidad de armas ilegales en poder de civiles permanece igual, sea con Desarme General o no?. ¿Qué impide a quienes deben de hacerlo, actuar y controlar esta situación de una vez por todas de acuerdo a las leyes vigentes?.

Es evidente y clara la confabulación de las supuestas “autoridades” con los delincuentes, puesto que el cuento de restricciones legales y decretos especiales o lo que sea, no solucionan en absoluto nada del problema, ya que a los únicos que afecta es a quienes tienen registrada su arma y les es decomisada teniendo después que ir a pagar una multa para recuperarla, si es que no desaparece en el proceso convirtiéndose en una mas del grupo de armas ilegales en el mercado, pasando a ser parte de la gran mayoría de armas con las que se cometen los delitos que no son armas registradas, pero tratan de salir con decretos que “aparentan” proveer una solución, mientras que los delincuentes, incluyendo personal desde los mismos organismos policiales y militares salen a delinquir aprovechando los decretos que las mismas “autoridades” crean supuestamente para atacar el mismo delito, y aprovechando que quienes tienen sus armas registradas no las andarán portando precisamente por la vigencia de los tales decretos, lo cual representa mucho menos peligro para los delincuentes, ya que no obtendrán respuesta ninguna de parte de sus víctimas desarmadas. ¿O es acaso que ese sea el propósito real detrás de los tales desarmes?.

Es de hacer notar claramente que este planteamiento no es en defensa de la proliferación de armas, ni una discusión de si se deben o no tener armas, o si la ley de control de armas debe o no ser revisada, ni nada por el estilo, sino mas bien lo que se trata de demostrar, es la confabulación de las supuestas “autoridades” con las causas de la criminalidad en el país y quienes la cometen, a pesar de todo el show que montan dichas “autoridades” tratando de justificar acciones en contra de unos cuantos 'gatos', mientras se permite impunemente que los verdaderos delincuentes, narcotraficantes y asesinos continúen haciendo lo que quieran, a vista y paciencia y siendo mas bien protegidos por las mismas "autoridades".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán en todo momento moderados.

Los comentarios basados en ARGUMENTOS DEMOSTRABLES serán aceptados, publicados y discutidos. No se aceptarán insultos ni expresiones denigrantes como acostumbran ciertos grupos que se sienten afectados al darle a conocer al pueblo LA VERDAD.